Ya han pasado 107 días desde que inició la guerra rusa en Ucrania. El mundo se ha partido en cierta manera y se está reorganizando para seguir suministrando a los distintos países a pesar de los bloqueos por parte de Rusia. Asimismo, el cambio climático no deja de estar en primera plana. Tanto es así que, durante la Reunión Anual del Foro Económico Mundial de Davos, ocupó gran espacio en los distintos órdenes del día.

Siendo así, en esta edición hablaremos de la reorganziación del comercio mundial, startups que combaten el cambio climático y un best seller sobre creación de empresas en escenarios de incertidumbre extrema.

La guerra rusa en Ucrania ha tenido sido titulada de muchísimas formas debido al efecto que tiene en la economía mundial. Entre los titulares se destaca el de El País que lo titula como «un devastador tsunami económico».

Ese tsunami conllevaría a una reorganización del comercio internacional. La regionalización de la economía se asentaría aún más al crear cadenas de suministro más cortas con socios confiables.

De esta forma, dicha reorganización, sería en 2 o más bloques distintos: por un lado, tenemos a los aliados (Estados Unidos y la Unión Europea, con la posibilidad de que el Reino Unido y Japón se unan) contra Rusia, y otro bloque con China e India que tienen un flujo de intercambio de mercancías constante con el país.

Lo que ocurre al generarse estos bloques, según Business Insider, es que, por más que los que estén al lado de Rusia (obteniendo un gran suministro de energía y recursos por parte de este) no puedan ignorar que las grandes economías occidentales que pertenecen al bloque antagonista representan una proporción significativa de su demanda de exportaciones.

«Lo que esperamos ver en los próximos tiempos es claramente una menor dependencia de las grandes rutas comerciales este-oeste entre China y Europa, así como entre China y EE. UU. Esos son los tramos en los que normalmente hay mega buques que hacen entre 2 y 5 escalas en China», prevé Christian Roeloffs, fundador y director general de Container xChange (empresa de reservas de contenedores), en declaraciones publicadas por CNBC.

Para cumplir con el Acuerdo de París, la eliminación del carbono tiene una porción significativa en lo que respecta a mitigar los efectos del cambio climático. Entonces, no es de extrañar que el mercado mundial de captura y almacenamiento de carbono crezca de los 1.900 millones de euros del año pasado a los 7.000 millones de euros, según el estudio realizado por Fortune Business Insights.

De este modo, a continuación, veremos qué acciones llevan a cabo las 11 startups seleccionadas por inversores de capital de riesgo y expertos del sector a pedido de Business Insider en esta materia:

  1. Ecolocked, fundada en 2021 y con sede en Berlín, permite a los propietarios de edificios, arquitectos e ingenieros civiles utilizar el biocarbón como material de construcción, mezclado con el hormigón. De esta forma, el impacto positivo a nivel climático es triple: reduce las emisiones en el sector de la construcción al sustituir parte del cemento, aumenta la eficiencia energética de los edificación y almacena el dióxido de carbono sobrante a lo largo de la vida del edificio.
  2. The Cool Corp, establecida en Londres (2021), pretende crear una solución rentable, escalable y neutra para todos los emisores de carbono, utilizando el CO₂ capturado para crear materiales basados en el carbono. La empresa afirma que su proceso termo catalítico se emplea principalmente para crear nanotubos de carbono -que pueden utilizarse para el almacenamiento de energía y en piezas de automóviles y cascos de barcos-, pero también crea otros nano materiales.
  3. Seabound, de Londres (2021), equipa los buques de carga con su tecnología de captura de carbono para extraer el CO₂ antes de que se emita a la atmósfera. Su tecnología convierte el CO₂ en piedra caliza mediante un proceso de mineralización; se almacena a bordo y luego se vende. El producto puede utilizarse como material de construcción neutro en carbono o para fabricar combustibles sintéticos.
  4. Climeworks, sede en Zúrich (2009), es una empresa de eliminación de dióxido de carbono que cuenta con una planta a escala comercial llamada Orca en Islandia. Carbfix, socia de Climeworks, mezcla el CO₂ capturado con agua y lo bombea al subsuelo, donde se almacena en forma de piedra gracias a la rápida mineralización subterránea.
  5. Mash Makes, en Copenhague (2015), es una empresa creada por la Universidad Técnica de Dinamarca que se especializa en la conversión de residuos en electricidad, biocombustibles, hidrógeno y biocarbón. Los residuos agrícolas, especies invasoras, como por ejemplo el lirio acuático, y los sedimentos de las aguas residuales se queman o se descomponen, liberando emisiones. Mash Makes utiliza estos materiales para fabricar combustibles verdes, a un precio competitivo para incentivar su compra, y producir biocarbón. La empresa afirma que se encarga de todo, desde la adquisición de los residuos de biomasa hasta la fabricación de las máquinas y la producción de combustibles y biocarbón. Dice que sus máquinas son portátiles y se pueden desplegar «básicamente en cualquier lugar donde tenga sentido».
  6. Bluemethane, de Londres (2021), está desarrollando una «tecnología innovadora» con la que planea capturar las emisiones de metano del agua, eliminando el metano y desbloqueando una nueva fuente de bioenergía. La empresa está empezando con las centrales hidroeléctricas y planea escalar a los embalses no hidroeléctricos, al tratamiento de aguas residuales y, a las masas de agua naturales.
  7. Tierra Foods, sede en Londres (2021), se dedica a la captura de carbono mediante la agricultura regenerativa, desarrollando ingredientes para mejorar la calidad del suelo y restaurar la biodiversidad. La empresa dice que utiliza tierras «que antes eran fértiles, pero que han quedado estériles por la sobreexplotación agrícola». Planta árboles, plantas perennes y anuales para ayudar a alimentar el suelo, hundir el carbono y atraer una mayor biodiversidad. Centra su trabajo en los bosques tropicales de América Central. «Al crear mercados para ingredientes novedosos, infrautilizados y altamente nutritivos procedentes de las selvas tropicales, capturamos carbono y ofrecemos un impacto social integral medible y beneficios netos para la biodiversidad», explica la empresa a Business Insider.
  8. Brilliant Planet, de Londres (2015), cría algas para capturar carbono «a escala de giga toneladas». Su charca al aire libre en el desierto recoge agua de mar, que se utiliza para reproducir las floraciones de algas que se producen en los océanos.
  9. Carbon Clean, Londres (2009), ha construido un dispositivo modular de captura de carbono denominado CycloneCC para que encaje en las líneas de producción de industrias muy contaminantes como las del cemento o el acero y las refinerías. La empresa afirma que su tecnología captura el 90% del dióxido de carbono antes de que entre en la atmósfera y reduce los costes de la captura de carbono en comparación con las soluciones existentes. En su web dice que tiene previsto alcanzar los 30 dólares por tonelada métrica de carbono capturado.
  10. Agreena, establecida en Copenhague (2018), ayuda a los agricultores a cobrar por convertir sus tierras en depósitos de carbono mediante la agricultura regenerativa. Su mercado de carbono conecta a las compañías con los agricultores para vender créditos de carbono.
  11. Mission Zero, Londres (2020), empresa surgida de Deep Science Ventures, afirma que está desarrollando una tecnología de captura directa de aire para recuperar el dióxido de carbono del aire «a una fracción del coste y la energía necesarios hoy en día».

En esta edición nos encontramos frente a un bestseller de The New York Times y de The Wall Street Journal. El método Lean Startup supone un nuevo enfoque que se está adoptando en todo el mundo para cambiar la forma en que las empresas crean y lanzan sus productos.

Eric Ries define una startup como una organización dedicada a crear algo bajo condiciones de incertidumbre extrema. Esto se cumple tanto para aquellas personas que trabajan en el garaje de su casa como para un grupo de profesionales experimentados de una de las empresas que aparecen en el ranking de la revista Fortune. Lo que todos ellos tienen en común es la misión de traspasar la incertidumbre para encontrar el camino hacia un negocio sostenible.

El enfoque que el autor nos muestra en El método Lean Startup hace que las empresas sean más eficientes en el uso del capital y que apoyen de manera más efectiva la creatividad humana. Se trata de poner en marcha diversas prácticas que acortan el ciclo de desarrollo del producto, miden el progreso real sin recurrir a los indicadores vanidosos y ayudan a entender qué es lo que realmente quieren los consumidores.

Además, este método permite a la empresa cambiar de dirección con agilidad y altera los planes minuto a minuto.

En lugar de despilfarrar tiempo diseñando elaborados planes de negocio, El método Lean Startup ofrece a los emprendedores de empresas grandes y pequeñas la mejor manera para poner a prueba de forma continua su visión, para adaptarla y ajustarla antes de que sea demasiado tarde.

Gracias por disponer cinco minutos de tu tiempo.

Nos vemos en 15 días.

PD: ¡No olvides de suscribirte!

Categorías

Entradas recientes

¿Alguna duda?

Contacta ahora con nuestros profesionales.

¿Alguna duda?

Contacta ahora con nuestros profesionales.

Suscríbete a nuestra newsletter.

Te mantendremos informado de todas las novedades

Noticias relacionadas

Contacta con nosotros - SourzzIn

¿Necesitas contactar con nosotros?

Accede a nuestra página de contacto donde te ofrecemos múltiples formas de comunicarte con nuestro equipo de profesionales.

Ir ahora